TIEMPO DE VIAJAR propone en la presente edición una serie de interesantes reportajes. Una visita al interesante monasterio toledano de SAN JUAN DE LOS REYES y la aventura de perderse en los FIORDOS NORUEGOS.

En el apartado de Destinos Mágicos, proponemos un recorrido por los bellos paisajes de ATACAMA, el desierto más árido del mundo.

Te invito a sumergirte en TIEMPO DE VIAJAR, donde siempre encontrarás reportajes, fotografías, noticias, curiosidades y todo lo relacionado con el mundo del viaje y la aventura.

Incluso tendrás un contacto por si quieres formular alguna consulta.

Seguro que acabará interesándote.

MONUMENTO A LOS DESCUBRIDORES



Popularmente conocido como Padrào dos Descobrimentos es un auténtico y extraordinario símbolo que Portugal dedicó a sus grandes descubridores a lo largo de los siglos. El monumento fue construido en 1960 en Belém (Lisboa) en la margen del río Tajo.
Tiene 52 metros de altura y celebra a los marineros, patrones reales y todos los que participaron en el desarrollo de la Era de los Descubrimientos. Los autores de esta espectacular obra fueron el arquitecto José Ángelo Cottinelli Telmo y el escultor Leopoldo de Almeida.
Fue erigido por primera vez en 1940 con carácter efímero, como parte de la Exposición del Mundo Portugués, pero la construcción definitiva fue aplazada durante veinte años para conmemorar los 500 años de la muerte del rey  Enrique el Navegante.
El monumento tiene la forma de una carabela con el escudo de Portugal en los lados y la espada de la dinastía de Avis sobre la entrada. Enrique el Navegante se alza en la proa, con una carabela en sus manos. En las dos filas descendientes de cada lado del monumento, están las estatuas de héroes portugueses fuertemente ligados a los Descubrimientos, así como famosos navegantes, cartógrafos y reyes.
En el perfil occidental (de norte a sur) están representadas las figuras del Infante Pedro de Portugal (hijo de Juan I de Portugal), Felipe de Lancaster, Fernâo Mendes Pinto (escritor), fray Gonzalo de Carvalho, fray Enrique Carvalho, Luis Vaz de Camôes (autor de Os Luisiadas), Nuno Gonçalves (pintor), Gomes Eanes de Zurara (cronista), Pêro da Covilha (viajero), Jehuda Cresques (cartógrafo y cosmógrafo), Pedro Escobar (navegante), Pedro Nunes (matemático), Pêro de Alenquer (navegante), Joâo Gonçalves Zarco (navegante) y Fernando o Infante Santo (hijo de Juan I de Portugal).
En el perfil oriental (de sur a norte) están representados: Alfonso V de Portugal, Vasco da Gama, Afonso Gonçalves Baldaia (navegante), Pedro Alvares Cabral (descubridor de Brasil), Fernando de Magallanes, Nicolau Coelho (navegante), Gaspar Corte-Real (navegante), Martim Afonso de Sousa (navegante), Joâo de Barros, Esteban da Gama (capitán marítimo), Bartolomeu Dias (descubridor Cabo de Buena Esperanza), Diogo Câo, Antonio Abreu (navegante), Alfonso de Albuquerque, San Francisco Javier (misionero) y Cristóbal da Gama (capitán).
En la fachada norte, rodeando la escalera hay dos inscripciones en metal, a la izquierda: “Al infante Enrique y los portugueses que descubrieron los caminos del mar” sobre un ancla; y a la derecha: “En el quinto centenario del infante don Enrique 1460-1960)” sobre una corona de laurel.
En el interior del monumento hay un auditorio y un ascensor que va hasta el sexto piso, más una escalera que asciende a lo más alto, desde donde se puede observar un bello panorama de Belém y del río Tajo. El sótano se utiliza para exposiciones temporales.
El monumento resulta más interesante cuando se observa desde el oeste, al ponerse el sol.

LA ROSA DE LOS VIENTOS
Al norte del monumento se encuentra una rosa de los vientos de 50 metros de diámetro dibujada en el suelo. Dicha rosa de los vientos fue un regalo de Sudáfrica en 1960. El planisferio central, adornado con dibujos de galeones y sirenas, tiene 14 metros y muestra las rutas de los descubridores en los siglos XV y XVI, Los descubrimientos portugueses mostrados allí, agrupados por orden cronológico, son los siguientes:
1427 Azores, 1434 Cabo Bojador, 1444 Cabo Verde, 1460 Guinea, 1471 Mina, 1475 Santo Tomé y Príncipe, 1483 Congo, 1483 Angola, 1488 Cabo Buena Esperanza, 1497 Natal, 1498 Quelimane, 1498 Calicut (India), 1500 Madagascar, 1500 Terranova, 1500 Porto Seguro (Brasil), 1502 Cananea, 1505 Ceilán, 1507 Ormuz, 1509 Damao (India), 1509 Malaca, 1511 Pegu, 1512 Molucas, 1512 Timor, 1514 Río de la Plata, 1514 Río Perla (China), 1516 Río Ganges y 1525 Palau.
Este magnífico monumento erigido en Belém en homenaje a los grandes descubridores, es uno de los más visitados de Portugal y concretamente de Lisboa.

BARCELONA: UNA CIUDAD QUE LANGUIDECE



Nos hubiera gustado publicar en estas páginas un reportaje positivo y entusiasta sobre Barcelona, pero en la actualidad la Ciudad Condal no tiene nada que ver con aquella vibrante y apasionada que vivió las jornadas de los muy recordados Juegos Olímpicos del 92, absolutamente nada que ver.
La Barcelona de hoy sigue recibiendo turistas, no en balde reúne muchos atractivos culturales y un patrimonio arquitectónico fantástico, sin embargo, quienes muestran un manifiesto descontento son los barceloneses normales que están insatisfechos y no se sienten cómodos en su propia ciudad. Y tienen sus motivos.
Según informaciones publicadas, el índice de criminalidad ha aumentado de forma harto alarmante, del mismo modo crecen los robos con violencia y demás actos vandálicos. La seguridad se ha convertido en un grave problema en los últimos meses. La gente no se siente segura y hay algunos barrios en los que circular por sus calles se ha convertido en un motivo de preocupación.
Cierto que, al parecer en las últimas fechas hay más vigilancia y los miembros de los cuerpos de seguridad patrullan en algunos sectores, dando en lo posible una sensación de más control. Pero lo cierto es que los delincuentes siguen campando a sus anchas, sabedores de que en su mayoría (90-95%) después de ser detenidos apenas si tardan unas horas en volver a quedar en libertad.
Las líneas regionales de ferrocarriles tienen problemas con demasiada frecuencia, anulaciones, retrasos, etc. dejando a los usuarios sin los servicios que deberían tener. El transporte público, sigue siendo un problema endémico, además de los aparcamientos, las conexiones con el aeropuerto, los pisos ocupados por traficantes, manteros, peleas callejeras… Son muchos quienes aseguran que Barcelona ya no figura entre las mejores capitales europeas y ha descendido considerables puestos en el ranking.
La alcaldesa, que sigue muy preocupada por salir en televisión y en las fotos de los periódicos, continúa sin hacer autocrítica con su gestión y no hace más que repetir una y otra vez que “la culpa es de los demás”. Ella quiere suprimir la circulación de los coches por la ciudad, pero para eso hay que mejorar y mucho el transporte público. Y no es el caso.
¿Por qué? ¿Debido a que tiene que asumir los problemas de una gran ciudad?
Mentira. Una gran mentira.
Lo que sucede es que quienes gobiernan no lo hacen. En lugar de preocuparse por los ciudadanos, en la mayoría de los casos están ocupados en otros menesteres, como alentar manifestaciones, discutir constantemente las decisiones del gobierno del país, reunirse con sus partidos para no solucionar nada, colocar símbolos, banderas y hasta abrir nuevas embajadas en países extranjeros, todo ello sin darse cuenta de que los extranjeros son eso, extranjeros, pero no son tontos. Si vienen, ellos saben sobradamente la Barcelona que se van a encontrar, de hecho en muchos periódicos de allende nuestras fronteras ya se publican informaciones no aconsejando visitar la Ciudad Condal por falta de seguridad.
Y entre todo este desbarajuste de organización ciudadana, el barcelonés normal, el que estima a su ciudad y en la que quiere sentirse como en su casa, el afortunado trabajador que cada mañana acude a su lugar de labor o el pensionista que sólo pretende vivir en paz y con tranquilidad, se sienten defraudados e insatisfechos porque observan como la ineptitud de quienes gobiernan sólo acarrea inconvenientes que les hacen mostrar un ostensible disgusto por vivir en su propia ciudad, una Barcelona que ya no es lo que era.
Lamentablemente es así. Nos hubiera gustado publicar un reportaje brillante y positivo sobre Barcelona, pero, al menos por el momento, ello no es posible. Mientras tanto, la ciudad sigue languideciendo paulatinamente. Mucho tendrán que mejorar las cosas o cambiar los políticos y gobernantes que son los máximos responsables. Paciencia, más paciencia. 

EL TIGRE SIBERIANO



El tigre de Amur, tigre del Caspio o siberiano es una subespecie de tigre que actualmente sólo ocupa los bosques de hoja perenne y los bosques mixtos del extremo sureste de Rusia, en la región del río Amur y la frontera entre Rusia y China.
Tradicionalmente se le ha considerado la mayor subespecie de tigre y el mayor de los félidos. Hasta 2009 era una subespecie independiente (Panthera tigris altaica) hasta que  estudios genéticos en el ADN mitocondrial de ejemplares conservados en museos del supuestamente extinto tigre del Caspio, pusieron de relieve que las diferencias genéricas entre ambas subespecies eran mínimas, hasta el punto de que su separación, basándose en criterios actuales, no estaba justificada. Estos resultados unidos a los datos y citas históricas de la distribución original, parecen indicar que en realidad el tigre siberiano es la única subpoblación que sobrevivió a la persecución y destrucción del hábitat en los países habitados por el tigre del Caspio originalmente, desde Turquía y Ucrania hasta el Extremo Oriente ruso, pasando por el Cáucaso, Irak, Irán, Asia Central, Mongolia y China.
La continuidad de su extensísima área de distribución habría sido rota hace tan sólo doscientos años debido a la persecución directa, la destrucción de su hábitat y la caza excesiva de sus principales presas.

EL MAYOR FELINO
El tigre de Amur mide unos 105-120 centímetros de alto en la cruz, unos 10 centímetros más de promedio que el tigre de Bengala. Los machos adultos suelen medir 200-250 centímetros de longitud (cabeza y tronco), más una cola de 90-100 centímetros. El macho más grande del que se tiene referencia fue un ejemplar de 335 centímetros de largo total, medido en línea recta, que fue cazado en la base del río Sungari (Manchuria) en 1943.
Las hembras alcanzan una longitud entre 240-275 centímetros y un peso de 100-167 kilos.
Una información no confirmada habla de un tigre macho cazado en los montes de Sijote-Alin en 1950 que llego a pesar 384,9 kilos. Se calculó que tendría una longitud total probable de 349 centímetros. Recientemente, el ejemplar más grande de tigre siberiano salvaje del que se tienen referencias fiables, fue un macho llamado Circa que llegó a pesar 306,5 kilos. Dicho ejemplar fue capturado en la región rusa de Ussuri.
Dale Miquelle, director del Siberian Tiger Project, asegura que, a pesar de las repetidas afirmaciones en la literatura popular de que el tigre de Amur es el más grande de la especie, sus mediciones realizadas a más de medio centenar de ejemplares capturados sugieren que su tamaño corporal es muy similar al de los tigres indios, dado que en los últimos tiempos los tigres de Bengala están alcanzando mayores dimensiones.
Durante los meses más fríos, el pelaje del tigre siberiano se vuelve más largo y espeso, creciendo hasta los 105 milímetros de longitud en algunas zonas de su cuerpo, con el fin de protegerlo del gélido invierno.
Son capaces de alcanzar altas velocidades en cortas persecuciones sobre la fría nieve del bosque siberiano.

HÁBITAT Y DIETA
En el interior de la región rusa del Amur-Ussuri, los tigres se concentran en las zonas de Krai de Primorie y la parte meridional del Krai de Jabarovsk. Comparten la densa y húmeda  taiga de la zona con otros grandes depredadores como los osos, lobos, linces y leopardos de la subespecie local (Panthera pardus orientalis), hoy en día muy amenazada. El tigre es el depredador dominante (junto a los osos pardos machos). De hecho, a excepción de los osos pardos, más grandes en tamaño, cazan cualquier animal. No obstante, los ungulados suelen ser las presas más frecuentes, fundamentalmente jabalíes y grandes cérvidos, el alce y el ciervo común. No se conocen casos de haber dado muerte a humanos.
Están de forma permanente en peligro de extinción debido a la extraordinaria calidad de su piel y los huesos, que suelen venderse en el mercado negro asiático.
Es la subespecie de tigre que vive más al norte y más al este, en los bosques de hoja perenne del extremo sureste de Rusia y la frontera con China. Originalmente también era la que se extendía más hacia el oeste y la única presente en Europa. A principios del siglo XX, la subespecie oriental, ya aislada de los escasos ejemplares que sobrevivían en su área de distribución occidental (en los bosques del sur del Caspio, Irán, Turquía y algunas zonas del Asia Central soviética), se extendía por Mongolia, Manchuria y parte de Corea hasta el oeste del mar de Ojotsk, con una población aproximada de unos 7.000 ejemplares, reduciéndose posteriormente su área de distribución debido a la presión humana.

PERMANENTE LUCHA CONTRA LA CAZA FURTIVA
Lamentablemente, la caza furtiva no ha desaparecido y sigue causando importantes estragos en la población de tigres. Todavía siguen muriendo ejemplares por culpa del hombre. Además, todos los años suele morir cachorros que son atropellados en la única carretera que cruza su territorio.
Por su parte, Rusia e Irán han discutido sobre la posibilidad de iniciar la reintroducción del tigre en el norte del país.
Igualmente, se están considerando áreas de Uzbekistán y Kazajastan para reintroducir la subespecie en puntos de su área de influencia de distribución original en Asia Central.
En 2013 un equipo de científicos surcoreanos liderados por Jong Binak del Instituto de Genómica Personal de Suwon, lograron descifrar el genoma del tigre de Amur y lo compararon con el de otras subespecies de tigre como el indio, así como con otros felinos como los leones africanos y los leopardos, con el propósito de entender las distinciones que componen a las diversas especies de grandes felinos, así como para contribuir a preservar la limitada diversidad genética de estos grandes depredadores en su entorno natural.
En 2015, el gobierno ruso aprobó la creación del Parque Nacional Bikin, en la provincia de Primorie. Conocidos como el “Amazonas de Rusia”, los bosques de la cuenca del río Bikin son la mayor área intacta de bosques mixtos de todo el hemisferio norte. El nuevo parque protege más de 1,16 millones de hectáreas de bosques -una superficie mayor que Navarra- que ya en 2010 fueron declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y son el hábitat del 10% de la población actual del tigre de Amur.
En 2017, un estudio en línea publicado en la revista Biological Conservation propuso la reintroducción del tigre de Amur en dos localidades de Kazajastán, los cuales son el delta del río Lli y la costa adyacente sur del lago Balkhash. Se identificaron alrededor de 7.000 kilómetros cuadrados de hábitat adecuado para estos félidos, que cuentan con suficientes animales de presa (ciervos y jabalíes) como para albergar una población de entre 84 y 98 tigres dentro de 50 años, si se introducen de 40 a 55 tigres.
Desde hace un par de siglos, el hombre, ignorando la realidad ecológica y su delicado equilibrio, busca ganancias a corto plazo y dilapida de forma inconsciente su patrimonio, avanzando cada vez más en el interior de las zonas forestales, transformándolas progresivamente: los árboles son abatidos en masa y millares de animales mueren o sufren heridas. La fauna abandona estos lugares hollados por el hombre.
En tiempos históricos desapareció el tigre del lago Baikal, la mayor parte de Manchuria y la península de Corea. En la actualidad su estado es crítico, quedando una sola población, más o menos continua en la región de río Amur y junto al mar de Japón. Al igual que el resto de los tigres, esta subespecie está protegida internacionalmente.

DENYS GEORGE FINCH HATTON



El honorable Denys George Finch Hatton fue viajero y cazador de caza mayor, aunque llegó a ser más conocido por ser el amante de la baronesa Karen Blixen (también conocida por su seudónimo de Isak Dinesen), quien escribió sobre él en su libro autobiográfico Out of África, publicado por vez primera en 1937 y llevado al cine de forma magistral en Memorias de África.
Finch Hatton era hijo de Henry Stormont Finch Hatton, conde de Winchilsea, y de su esposa, de soltera Anne Codrington, hija de un almirante de la Flota Británica. Siendo el tercer hijo y segundo de los varones, fue educado en el Eton Collage y Brasenose Collage.
En 1911, después de un viaje a Sudáfrica, marchó al África Oriental Británica y compró algo de tierra en el lado occidental del Gran Valle del Rift, cerca de lo que hoy es Eldoret. Pasó la inversión a un socio y comenzó a dedicarse a cazar.
No se sabe que Finch Hatton tuviera ningún romance serio antes de conocer a Karen Blixen. Los presentaron en el club de campo Muthaiga el 5 de abril de 1918, Poco después le dieron a él un servicio militar en Egipto. A su regreso a Kenya después del armisticio, desarrolló una estrecha amistad con Karen y su esposo sueco, el barón Bror von Blixen-Finecke. Volvió a abandonar África en 1920, pero regresó dos años después, invirtiendo en una compañía de desarrollo de tierra.
Para entonces, Karen Blixen estaba separada de su esposo, y después de su divorcio en 1925, Finch Hatton se trasladó a la granja de ella y comenzó a dirigir safaris para deportistas adinerados. Entre sus clientes estuvieron Marshall Field y Príncipe de Gales. Según la autora Mary Lovell, en 1930, Finch Hatton comenzó un romance con Beryl Markham, que trabajaba como entrenadora de caballos de carreras en Nairobi y sus alrededores. Esta relación inspiró a Markham a volar; más tarde, ella misma se haría famosa como pionera de la aviación.
En la mañana del 14 de mayo de 1931, el Gipsy Moth de Finch Hatton despegó del aeropuerto de Voi, lo rodeó dos veces y luego descendió bruscamente hacia el suelo, estallando en llamas. Finch Hatton y Kamau, su sirviente kikuyu, resultaron muertos.
Según sus deseos, Finch Hatton fue enterrado en las colinas de Ngong que dan al Parque Nacional de Nairobi y se encuentran cerca de la que fue casa de Karen Blixen. Más tarde, su hermano erigió un obelisco en el lugar de enterramiento sobre el cual colocó una simple placa de latón dorado con el nombre de Denys, las fechas de nacimiento y muerte, y un extracto del poema narrativo de Samuel Taylor Coleridge: Rime of the ancient mariner (Reza bien quien ama bien a todos, hombre, ave y animal).
Si el viajero se aproxima a las colinas de Ngong, el lugar donde está enterrado Finch Hatton puede visitarse.