TIEMPO DE VIAJAR inicia el nuevo año 2020 publicando dos fantásticos reportajes:

Una interesante visita a la CAPILLA SIXTINA, la auténtica maravilla del Vaticano. Y un peculiar viaje para descubrir los múltiples y exóticos atractivos de RWANDA, el país africano de las mil colinas.

Y en los Destinos Mágicos ofrecemos un reportaje muy especial sobre el lujo y esplendor mogol de JODHPUR en el Rajasthan indio.

Excelente el capítulo gráfico en la Galería de Fotos.

Adéntrate en las páginas de TIEMPO DE VIAJAR, donde siempre encontrarás reportajes, una amplia galería de fotografías, noticias, curiosidades y todo lo relacionado con el mundo del viaje y la aventura.

Incluso tienes un contacto por si quieres formular alguna consulta.

EL KOALA EN PELIGRO DE EXTINCIÓN



Como consecuencia de los incendios forestales que están afectando a grandes regiones de Australia, la población de koalas ha disminuido drásticamente al punto de que la especie ha pasado a estar considerada “funcionalmente extinta”, nombre que se da cuando la cantidad de ejemplares ya no juega un papel relevante en su ecosistema.
De acuerdo con los especialistas, son muy pocos los animales de esta especie que están sobreviviendo a la sequía prolongada y la deforestación que han venido causando las intensas llamas, las cuales comenzaron el pasado mes de julio del año anterior en la costa oriental de este país.
Si bien algunos de estos koalas se podrían reproducir, la limitada cifra de especímenes restantes hace que la viabilidad a largo plazo de la especie sea poco probable y altamente susceptible a las enfermedades.
Sumado a esto, los frecuentes siniestros han arrasado también con las plantaciones de eucalipto de algunas zonas, la principal fuente de nutrientes de estos animales. Se calcula que un ejemplar adulto come hasta 2 libras de hojas de esta planta por día, por lo que muchos de ellos pasarán hambre durante un largo periodo hasta que los árboles vuelvan a crecer, lo que podría demorar demasiado tiempo.

AUTÉNTICO SÍMBOLO DE SU PAÍS
El koala (Phascolarctos cinereus) es una especie de marsupial diprotodonto de la familia Phascolarctidae, endémico de Australia.
Es el único representante existente de su familia y sus parientes vivos más cercanos son los wombats. Vive en las zonas costeras de las regiones este y sur australianas, en los estados de Queensland, Nueva Gales del Sur, Victoria y Australia Meridional. Es fácilmente reconocible por su cuerpo robusto sin cola, cabeza grande con orejas redondas y peludas, y nariz grande en forma de cuchara. Suelen medir entre 60 y 85 centímetros y pesan de 4 a 15 kilos. El color de su pelaje va desde el gris plata al marrón chocolate.
Las poblaciones septentrionales suelen ser de menor tamaño y de un color más claro que las del sur., por lo que se cree que puedan ser una subespecie separada, aunque esta posibilidad está en discusión.
Viven en zonas abiertas de bosques de eucaliptos, cuyas hojas constituyen la mayor parte de su dieta. Debido a que la misma aporta una cantidad escasa de nutrientes y calorías, los koalas llevan una vida sedentaria y suelen dormir hasta veinte horas al día. Son animales asociales y sólo se da un vínculo entre las madres y sus crías dependientes.. Los machos adultos se comunican con fuertes ruidos que intimidan a los rivales y atraen a las hembras. Los machos señalan su presencia con secreciones de unas glándulas odoríferas ubicadas en su pecho.. Como en los demás marsupiales, sus crías nacen sin estar desarrolladas por completo y de inmediato se suben al marsupio de sus madres, donde permanecen durante sus primeros seis o siete meses de vida; los jóvenes se destetan por completo cuando tienen un año de edad. Tienen pocos parásitos y depredadores naturales, aunque están amenazados por varios patógenos, como las infecciones por clamidias y el retrovirus koala, así como por los incendios forestales y las sequías.
Existen pruebas de que los aborígenes australianos ya cazaban estos animales y aparecen representados en sus mitos y arte rupestre desde hace milenios.
El primer encuentro registrado entre un europeo y un koala se produjo en 1798 y el naturalista George Perry publicó una imagen de este animal en 1810.
El botánico Robert Brown realizó la primera descripción científica detallada del koala en 1814, aunque su obra permaneció inédita durante 180 años.
A principios del siglo XX los koalas eran cazados en grandes cantidades por los colonos europeos, sobre todo por su piel gruesa y suave. Su mayor amenaza actual es la destrucción de su hábitat causada por la agricultura y la urbanización. Se estima que más de dos millones de pieles salieron de Australia en 1924. Su piel se utilizaba para confeccionar alfombras, forros de abrigos, manguitos y como guarnición en las prendas de vestir de las mujeres. En Queensland tuvieron lugar sacrificios masivos entre 1915 y 1919 cuando se mataron más de un millón de koalas con armas de fuego, veneno y trampas.
Como en el caso de la mayoría de las especies silvestres australianas, es ilegal tener koalas como mascotas, tanto en Australia como en cualquier otra parte del mundo.

ANATOMIA Y FISIOLOGÍA
Es un animal robusto, con una gran cabeza y cola vestigial o inexistente. La especie no representa un marcado dimorfismo sexual, aunque los machos son un 50% más grandes que las hembras; los machos también se distinguen de las hembras por su nariz más curva y por la presencia de glándulas pectorales (que producen secreciones olorosas), que son visibles como manchas sin pelo. Al igual que la mayoría de los marsupiales, el macho tiene un pene bifurcado y la hembra tiene dos vaginas laterales y dos úteros separados. La piel que recubre el pene el macho contiene bacterias naturales que desempeñan un papel importante en la fertilización. La abertura del marsupio de la hembra puede contraerse por medio de un esfínter para evitar que las crías se caigan.
Su pelaje es más largo y denso en la espalda y más corto en el vientre. Las orejas tienen un pelo tupido tanto en el interior como en el exterior. El pelaje de la espalda es el aislante más eficaz de todos los marsupiales y es muy resistente al viento y la lluvia, mientras que la piel del vientre puede reflejar la radiación solar.
Sus garras, curvas y afiladas, están bien adaptadas para trepar a los árboles Sus grandes patas delanteras tienen cinco dedos, dos de ellos (el primero y el segundo) opuestos a los otros tres, lo que les permite agarrar pequeñas ramas.
Al igual que los seres humanos y otros primates, los koalas tienen papilas dérmicas en sus patas. Cuentan con un esqueleto robusto y un tronco corto y musculoso con los miembros anteriores proporcionalmente largos que contribuyen a sus habilidades a la hora de trepar y agarrarse. Unos fuertes músculos de los muslos que se unen a la tibia en una zona más baja que en otros animales les proporcionan una fuerza adicional a la hora de trepar. Tiene una almohadilla cartilaginosa al final de la columna vertebral que les ayuda a estar más cómodos cuando se posan en las ramificaciones de los árboles.
El pequeño tamaño de su cerebro puede ser una adaptación a las restricciones energéticas impuestas por su dieta, que es insuficiente para mantener un cerebro más grande. Debido a su pequeño cerebro, la capacidad de los koalas para llevar a cabo comportamientos complejos o poco familiares es limitada.

SALUD Y MORTALIDAD
Pueden llegar a vivir de 13 a 18 años en la naturaleza, aunque los machos suelen vivir menos que las hembras a causa e sus comportamientos más peligrosos. Suelen sobrevivir a las caídas de los árboles e inmediatamente suben de nuevo, pero se dan casos en los que pueden sufrir lesiones o incluso morir, sobre todo entre los jóvenes inexpertos o durante luchas entre los machos.
Los koalas tienen pocos depredadores; dingos y pitones grandes pueden cazarlos, mientras que aves de presa como el águila puede atacar a los más jóvenes. Normalmente no sufren de parásitos externos, excepto las garrapatas en las zonas costeras.
Uno de los mayores impactos humanos sobre el medio ambiente para el koala es la fragmentación y destrucción de su hábitat. En las zonas costeras, la causa principal es la urbanización, mientras que en las zonas rurales es la agricultura y la tala de bosques nativos para la fabricación de productos de madera.
En el año 2000 Australia ocupaba el quinto puesto a nivel mundial por su tasa de deforestación, con una tala de 564.800 hectáreas, y según Independent Australia en 2015 estaba a la cabeza en deforestación y extinción de especies. El área del koala se ha reducido en más del 50%, en gran medida debido a la fragmentación de su hábitat.
Este simpático animal, el más querido en su tierra natal, es también un atractivo para los parques naturales y zoológicos australianos. Han aparecido en juegos, anuncios, dibujos animados, peluches… Y todo ello ha contribuido a ingresos de millones de dólares y gran cantidad de puestos de trabajos directos.
Debido a su distintivo y gracioso aspecto, es reconocido mundialmente como uno de los símbolos de Australia. Es el emblema estatal de la fauna de Queensland. La especie está catalogada como vulnerable en la Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza. El gobierno australiano también califica poblaciones específicas en Queensland, Nueva Gales del Sur y el Territorio de la Capital como vulnerables en su legislación nacional medioambiental. Ahora ha sonado la voz de alarma, el koala puede estar en peligro de extinción.

ULURU : LA MONTAÑA SAGRADA



A PARTIR DE AHORA CERRADA AL TURISMO

El Uluru, también Ayers Rock, es una formación rocosa compuesta por arenisca que se encuentra en el centro de Australia, en el Territorio del Norte, a 460 kilómetros al suroeste de Alice Springs, dentro del Uluru-Kata Tjuta National Park.
La montaña fue bautizada Ayers Rock por el agrimensor y explorador William Gosse el dia de su descubrimiento, el 19 de julio de 1873, en honor de Sir Henry Ayers, por aquel entonces Secretario Superior del Sur de Australia.
Se trata de uno de los mayores monolitos del mundo, con más de 348 metros de altitud, 9 kilómetros de contorno y 2,5 kilómetros bajo tierra.
Uluru es un lugar sagrado para los aborígenes australianos y desde 1987 es Patrimonio de la Humanidad. También es conocida como el ombligo del mundo. Sin embargo, no es la primera vez que los aborígenes australianos denominan así a otras montañas sagradas.
Uluru es uno de los iconos más famosos de Australia y tiene un significado cultural para los habitantes tradicionales anangu, que organizan visitas guiadas para informar a los turistas sobre la fauna y flora locales, el monte bajo y las leyendas autóctonas.
La escalada, aunque no es una montaña especialmente alta dado que apenas tiene 348 metros de altitud, es muy problemática. A diferencia de lo que ocurre en otros lugares, el problema de Uluru radica en verano, cuando las altas temperaturas pueden llegar hasta los 47º. Las muertes por deshidratación han sido frecuentes e lo largo de su historia. Además, en algunos puntos la escalada es muy peligrosa.
La superficie del monolito cambio de color según la inclinación de los rayos solares, tanto a lo largo del día como en las diferentes estaciones del año. Es particularmente famosa la imagen de Uluru al atardecer, cuando se vuelve de color rojo brillante. Muy a pesar de que la lluvia es poco frecuente en esta zona semiárida, durante los periodos húmedos la roca adquiere una tonalidad gris plateada, con franjas negras debidas a las algas que crecen en los cursos del agua.
Durante años, ascender a la cima de Uluru estuvo permitido siempre que existieran las condiciones climáticas adecuadas, pero desde el pasado 26 de octubre, honrando los deseos de la cultura pitjantatjara que habita en sus alrededores y la consideran sagrada, la dirección de Parques Nacionales de Australia ha prohibido escalar el monolito. La toma de la decisión se debe al notable incremento de turistas que lo visitan y como muestra de respeto a la cultura del pueblo pitjantatjara. Además del gran impacto visual y medioambiental que está causando al paisaje y conservación de esta montaña australiana.

LA ALCAZABA DE MÉRIDA




Se trata de la fortificación musulmana más antigua de la Península Ibérica, construida en el siglo IX en la ciudad de Mérida (Badajoz), junto al célebre puente romano sobre el río Guadiana. Está declarada Patrimonio de la Humanidad como parte del Conjunto Arqueológico de Mérida.
La alcazaba fue construida por Abderramán II en el año 835 d.C. como bastión para controlar la ciudad, que desde el año 805 se había rebelado continuamente contra el dominio de los emires. Ello la convierte en la fortificación musulmana más antigua que se conserva en nuestro país.
Consiste en un recinto cuadrado de 130 metros de lado capaz de albergar un buen número de tropas. En su interior hay un aljibe, que es una cisterna subterránea de agua filtrada desde el cercano río Guadiana, a la que se accede por una doble escalera desde el piso bajo de una torre. Dentro destacan las pilastras reaprovechadas de algún edificio visigodo cuya decoración, en relieve, consta de columnas en sus laterales y motivos vegetales que forman círculos alrededor de racimos y palmetas en sus frentes.
El perímetro de la alcazaba es casi cuadrado, de unos 550 metros. Los muros, de unos 2,70 metros de grueso y 10 metros de altura, están fabricados en su mayoría con sillares de granito reaprovechados de obras romanas y visigodas con un relleno interior de tierra, piedras y argamasa. Originalmente había una gran torre cuadrada en cada esquina del recinto (cuatro en el principal y dos en el alcazarejo), mientras que en los lienzos de la muralla, a intervalos regulares o flanqueando las puertas, se disponían en total otras veintidós pequeñas torre de base cuadrangular, algunas de época cristiana.
A la alcazaba se accedía desde el puente romano a través de un pequeño recinto fortificado denominado tradicionalmente alcazarejo. Por esta gran barbacana se controlaba el paso de personas y mercancías a la ciudad de forma que el recinto militar principal quedaba totalmente independiente de la población civil. A éste último se entra por una puerta flanqueada por dos torres sobre cuyo arco de herradura se conserva una de las inscripciones fundacionales de la alcazaba en la que se puede leer: En el nombre de Dios, el Clemente, el Misericordioso, Bendición de Dios y Su protección para los que obedecen a Dios. Ordenó construir esta fortaleza y servirse de ella como refugio de los obedientes el emir Abd-al-Rahman, hijo de al-Hakam –glorifique Dios-, por medio de su camil Abd Allah, hijo de Kulayb b.Talaba y de Hayqar b.Mukabbis, su sirviente (y) Sabih al-bunyan, en la luna del postrer rabí del año doscientos veinte. Abril del año 835 d.C.

OTROS RESTOS ARQUEOLÓGICOS
Recuperada la zona de Mérida por los ejércitos cristianos en 1230, los caballeros de la Orden de Santiago habilitaron en el ángulo norte de la alcazaba varias dependencias donde se instaló la Casa de la Orden y Encomienda. Entre 1563 y 1600 se efectuaron unas obras de acondicionamiento para acoger la sede del Priorato de San Marcos de León. De entonces data la construcción de la iglesia y del claustro porticado con doble galería de arcos de medio punto sobre columnas. Todo este conjunto fue rehabilitado a finales del siglo pasado para servir como sede de la Presidencia de la Junta de Extremadura.
Gracias a su ubicación estratégica, el recinto de la alcazaba ha sido catalizador de cuantos periodos históricos ha tenido la ciudad de Mérida. En la alcazaba se conservan restos de una doble calzada, el documanus maximus de la urbe, y los cimientos de la puerta romana que separaba la ciudad del puente. También se han hallado vestigios de la muralla fundacional de Augusta Emérita (del siglo I a.C.) y restos de viviendas extramuros. Entre la muralla romana y la calzada paralela a ella se encuentran restos de pequeñas dependencias, tal vez tabernas romanas. Entre las dos calzadas están los cimientos de una casa fechada en el siglo IV, con peristilo (patio porticado), termas y pavimento de mosaicos y placas de mármol.
Embutidos en el muro árabe se aprecian una gran cantidad de cupas, que eran bloques de granito utilizados en enterramientos romanos. Son también abundantes las piedras de origen visigodo, dispersas por todo el solar y en especial en las cercanías del conventual santiaguista. En uno de los muros exteriores se halló una inscripción alusiva a la consagración de una iglesia supuestamente visigoda dedicada a Santa María. Documentos de la Orden de Santiago confirman su existencia junto al aljibe. Construcciones más recientes son el cenador y el pórtico neogótico del siglo XIX que vuelven a aprovechar columnas visigodas.

MONUMENTO A LOS DESCUBRIDORES



Popularmente conocido como Padrào dos Descobrimentos es un auténtico y extraordinario símbolo que Portugal dedicó a sus grandes descubridores a lo largo de los siglos. El monumento fue construido en 1960 en Belém (Lisboa) en la margen del río Tajo.
Tiene 52 metros de altura y celebra a los marineros, patrones reales y todos los que participaron en el desarrollo de la Era de los Descubrimientos. Los autores de esta espectacular obra fueron el arquitecto José Ángelo Cottinelli Telmo y el escultor Leopoldo de Almeida.
Fue erigido por primera vez en 1940 con carácter efímero, como parte de la Exposición del Mundo Portugués, pero la construcción definitiva fue aplazada durante veinte años para conmemorar los 500 años de la muerte del rey  Enrique el Navegante.
El monumento tiene la forma de una carabela con el escudo de Portugal en los lados y la espada de la dinastía de Avis sobre la entrada. Enrique el Navegante se alza en la proa, con una carabela en sus manos. En las dos filas descendientes de cada lado del monumento, están las estatuas de héroes portugueses fuertemente ligados a los Descubrimientos, así como famosos navegantes, cartógrafos y reyes.
En el perfil occidental (de norte a sur) están representadas las figuras del Infante Pedro de Portugal (hijo de Juan I de Portugal), Felipe de Lancaster, Fernâo Mendes Pinto (escritor), fray Gonzalo de Carvalho, fray Enrique Carvalho, Luis Vaz de Camôes (autor de Os Luisiadas), Nuno Gonçalves (pintor), Gomes Eanes de Zurara (cronista), Pêro da Covilha (viajero), Jehuda Cresques (cartógrafo y cosmógrafo), Pedro Escobar (navegante), Pedro Nunes (matemático), Pêro de Alenquer (navegante), Joâo Gonçalves Zarco (navegante) y Fernando o Infante Santo (hijo de Juan I de Portugal).
En el perfil oriental (de sur a norte) están representados: Alfonso V de Portugal, Vasco da Gama, Afonso Gonçalves Baldaia (navegante), Pedro Alvares Cabral (descubridor de Brasil), Fernando de Magallanes, Nicolau Coelho (navegante), Gaspar Corte-Real (navegante), Martim Afonso de Sousa (navegante), Joâo de Barros, Esteban da Gama (capitán marítimo), Bartolomeu Dias (descubridor Cabo de Buena Esperanza), Diogo Câo, Antonio Abreu (navegante), Alfonso de Albuquerque, San Francisco Javier (misionero) y Cristóbal da Gama (capitán).
En la fachada norte, rodeando la escalera hay dos inscripciones en metal, a la izquierda: “Al infante Enrique y los portugueses que descubrieron los caminos del mar” sobre un ancla; y a la derecha: “En el quinto centenario del infante don Enrique 1460-1960)” sobre una corona de laurel.
En el interior del monumento hay un auditorio y un ascensor que va hasta el sexto piso, más una escalera que asciende a lo más alto, desde donde se puede observar un bello panorama de Belém y del río Tajo. El sótano se utiliza para exposiciones temporales.
El monumento resulta más interesante cuando se observa desde el oeste, al ponerse el sol.

LA ROSA DE LOS VIENTOS
Al norte del monumento se encuentra una rosa de los vientos de 50 metros de diámetro dibujada en el suelo. Dicha rosa de los vientos fue un regalo de Sudáfrica en 1960. El planisferio central, adornado con dibujos de galeones y sirenas, tiene 14 metros y muestra las rutas de los descubridores en los siglos XV y XVI, Los descubrimientos portugueses mostrados allí, agrupados por orden cronológico, son los siguientes:
1427 Azores, 1434 Cabo Bojador, 1444 Cabo Verde, 1460 Guinea, 1471 Mina, 1475 Santo Tomé y Príncipe, 1483 Congo, 1483 Angola, 1488 Cabo Buena Esperanza, 1497 Natal, 1498 Quelimane, 1498 Calicut (India), 1500 Madagascar, 1500 Terranova, 1500 Porto Seguro (Brasil), 1502 Cananea, 1505 Ceilán, 1507 Ormuz, 1509 Damao (India), 1509 Malaca, 1511 Pegu, 1512 Molucas, 1512 Timor, 1514 Río de la Plata, 1514 Río Perla (China), 1516 Río Ganges y 1525 Palau.
Este magnífico monumento erigido en Belém en homenaje a los grandes descubridores, es uno de los más visitados de Portugal y concretamente de Lisboa.