La presente edición de TIEMPO DE VIAJAR incluye dos interesantes reportajes:

Una visita al corazón del arte indio: VIJAYAPUR, y un viaje a la excitante LAS VEGAS, un enclave americano muy peculiar.

Y en los Destinos Mágicos ofrecemos la primera parte de un reportaje especial sobre: UN VERANO EN MALLORCA.

Excelente el capítulo gráfico en la Galería de Fotos.

Adéntrate en las páginas de TIEMPO DE VIAJAR, donde siempre encontrarás reportajes, una amplia galería de fotografías, noticias, curiosidades y todo lo relacionado con el mundo del viaje y la aventura.

Incluso tienes un contacto por si quieres formular alguna consulta.

Seguro que acabará interesándote.

TIEMPO DE VIAJAR REGRESA EN SEPTIEMBRE

FELICES VACACIONES VIAJERAS

BOSQUIMANOS



UN PUEBLO QUE PODRÍA DESAPARECER DE ÁFRICA


Según cálculos recientes están repartidos en diferentes países africanos: unos 100.000 en Botswana, 35.000 en Namibia, 8.000 en Angola, 7.500 en la República Sudafricana, unos 1.500 en Zambia y finalmente un número reducido en Zimbabwe. Son pueblos que tienen una larga historia y genéticamente son similares a los primeros humanos que abandonaron África y colonizaron el resto del mundo.
Se llaman genéricamente bosquimanos o también san, basarawa, sho o ¡kung, tradicionalmente cazadores-recolectores que hablan algunas lenguas joisanas, caracterizadas por incorporar sonidos de chasquido o cliqueos. La palabra bosquimano deriva del afrikáans boschjesman (hombre del bosque).
También su cultura material se considera emparentada con los primeros restos atribuidos a humanos modernos.
Sus antepasados ocupaban un extenso territorio, la totalidad de África austral, pero fueron desplazados hace unos 1.500 años por los bantúes y posteriormente diezmados o sometidos a trabajos por lo colonos holandeses, alemanes e ingleses.

FORMA DE VIDA Y COSTUMBRES
Se sabe bastante sobre la forma de vida de los bosquimanos, quizá porque ha sido uno de los pueblos más estudiados. Tradicionalmente han subsistido mediante la caza de antílopes y otros animales, y la recolección de frutos (especialmente el mongongo), semillas y tubérculos del bosque y del desierto. Sin embargo, el despojo territorial y la imposición de servidumbres han obligado a la mayoría a modificar su forma de vivir.
La relativamente extendida idea de los bosquimanos como cazadores y recolectores de la Edad de Piedra, errando libremente en los espacios abiertos, está lejos de la realidad actual. Lo más cierto es que debido al ambiente en donde viven desarrollaron un modo de producción cazador-recolector ya que en lugar del mero depredar los recursos naturales de su ambiente, su tipo de vida trashumante ha permitido la suficiente fertilidad y recuperación, además de la manutención de los ecosistemas desérticos (aunque para ellos ricos en nutrientes) y semidesérticos en los que habitan o habitaban.
Casi no existen bosquimanos en la actualidad que vivan tan sólo de la caza y la recolección (aunque muchos siguen practicando estas actividades como una fuente complementaria de alimentos) y la mayoría viven como pastores, trabajando a cambio de alimentos, o bien cobrando salarios mínimos como jornaleros, criados o en asentamientos del gobierno.
Buena parte de los bosquimanos actuales viven en la pobreza más absoluta, al carecer de tierra y otros buscan nuevas maneras de vivir como agricultores y ganaderos en la tierra que les queda, a la vez que siguen cazando cuando tienen ocasión. Un grupo de ellos en Namibia formó la Cooperativa de Granjeros Nyae Nyae, que recibe el apoyo de la Fundación para el Desarrollo Bosquimano.

HABLAN DIFERENTES LENGUAS
Entre las lenguas bosquimanos destacan la ¡kung, kung ekola o ¡xu, hablada por unas 5.000 personas en Namibia y Angola, la kung gogabis o kaukau, hablada por unas 3.000 personas en Namibia, y la kung tsumkwe o ju’oasi, hablada por 3.000 personas en Namibia y Angola. Los de Botswana hablan otras lenguas igual que los san, que son unos 16.000 en Namibia.
Son característicos de las lenguas de la familia joisana los chasquidos, diferenciando algunas de ellas hasta ochenta tipos diferentes de los mismos. Concretamente el 70% de las palabras comienzan con un chasquido, que se dividen en ingresivos cuando el aire entra en la boca, y egresivos cuando el aire sale de la boca.
Hay chasquidos bilabiales, por ejemplo, uno ingresivo que suena como un beso, y otros que se realizan con la lengua, dentales, alveolares, laterales o palatales. Según estudios genéticos recientes, es posible que exista una conexión entre la legua de los san o bosquimanos y la de los pigmeos, que en su origen también podría haber contenido estos peculiares chasquidos.

CONFLICTOS PARA DEFENDER SUS TIERRAS
Desde mediados de los años 1990, el Gobierno central de Botswana (predominantemente bantú) ha implantado una política de asentamiento con el objetivo de expulsar a los bosquimanos de su tierra ancestral en la reserva de caza del Kalahari y de asentarlos en aldeas recién creadas. Aunque las autoridades niegan categóricamente que el reasentamiento haya sido forzado, una resolución del Tribunal Supremo confirmó que el traslado era anticonstitucional y que los residentes fueron expulsados a la fuerza.
Los bosquimanos llevaron de nuevo al Gobierno a los tribunales, pero el Tribunal Supremo desestimó el caso.
A estas privaciones y múltiples obstáculos en la realización de sus derechos se suma el veto a la caza impuesta por el Ejecutivo a escala nacional que afecta seriamente su capacidad para alimentarse, ya que su dieta depende mayoritariamente de la caza de subsistencia. Algunas organizaciones como Survival International han denunciado que se trata de una medida ilegal e inconstitucional que viola las propias sentencias de los tribunales de Botswana.
Además, según declaraciones, existen intereses lucrativos detrás de los intentos de reprimir la caza entre los bosquimanos en nombre de la “conservación”, cuando el propio Gobierno permite la caza de trofeos en el interior de la Reserva de Caza del Kalahari Central para las élites que pagan por ello, a la vez que fomenta otras actividades.
Si este conflicto no se remedia, a no muy largo plazo los bosquimanos podrían llegar a desaparecer del continente africano.

DRAGÓN DE KOMODO



EL MAYOR LAGARTO DEL MUNDO


También llamado monstruo de Komodo, es una especie de saurópsido de la familia de los varánidos, endémico de algunas islas de Indonesia central. Está considerado como un lagarto de excepcional tamaño, con una longitud media que puede incluso superar los tres metros y un peso alrededor de 80 kilos. A consecuencia de su voluminoso cuerpo y su innata agresividad, son los grandes depredadores de los ecosistemas en los que viven y, a pesar de que estos grandes lagartos se alimentan principalmente de carroña, también cazan y tienden emboscadas a sus presas, que incluyen invertebrados, aves y mamíferos.
La primera vez que científicos occidentales estudiaron los dragones de Komodo fue en 1910. Su tamaño y reputación de animal temible los convierte en uno de los animales más populares en los zoológicos. En estado salvaje son una especie amenazada: su ámbito de distribución se ha reducido debido a las actividades humanas y están catalogados como vulnerables. Están protegidos por la ley indonesia y una reserva, el Parque Nacional de Komodo fue fundado en 1980 para contribuir a su conservación.

DESCRIPCIÓN
Su inusual tamaño se atribuía generalmente al gigantismo insular, ya que no hay otros animales carnívoros que puedan ocupar el nicho ecológico de las islas en las que viven. Sin embargo, investigaciones recientes sugieren que su gran tamaño se entiende mejor como un vestigio aislado de una antigua población de grandes varánidos que vivían en Indonesia y Australia, la mayor parte de los cuales, junto con otra megafauna, fue descastada tras su contacto con los humanos modernos. Se han encontrado fósiles en Australia muy similares, de más de 3,8 millones de años de antigüedad y su tamaño permaneció estable en Flores, una de las pocas islas indonesias donde se le puede encontrar en la actualidad, desde que esta isla (junto con otras vecinas) fueron aisladas por los crecientes niveles del mar.
El dragón de Komodo tiene una cola fuerte y musculosa tan larga como su cuerpo y aproximadamente 60 dientes serrados, que se cambian a menudo y que pueden medir hasta 2,5 centímetros de largo. Su saliva suele estar manchada de sangre, puesto que los dientes están casi cubiertos de tejido gingival que se daña de forma natural durante la masticación. Esto crea un cultivo ideal para las virulentas bacterias que viven en su boca.
Tiene una lengua larga y amarilla, marcadamente bifurcada. La usa para oler, detectar sabores y percibir estímulos, al igual que otros muchos reptiles utilizando el órgano de Jacobson y que le ayuda a orientarse en la oscuridad. Teniendo un viento favorable y con su hábito de balancear su cabeza de un lado para otro cuando anda, es capaz de descubrir carroña a distancias de cuatro a casi diez kilómetros.
Las fosas nasales de estos animales no son de gran utilidad para percibir olores, dado que carecen de diafragma. Tan solo cuenta con unas pocas papilas gustativas en la parte de atrás de la garganta. Sus escamas, algunas de las cuales están reforzadas con hueso, tienen placas sensoriales conectadas con nervios que facilitan su sentido del tacto. Las escamas alrededor de los oídos, labios, barbilla y planta de los pies pueden tener tres o más placas sensoriales.
Se creía en principio que eran sordos como consecuencia de un estudio que no mostró ninguna agitación en ejemplares salvajes en respuesta a susurros, voces elevadas o gritos. Este estudio fue cuestionado cuando una trabajadora del zoológico de Londres entrenó a un espécimen en cautividad del parque para salir a alimentarse con el sonido de su voz, aun cuando el animal no podía verla.
No tienen un sentido del oído particularmente agudo, a pesar de sus visibles conductos auditivos, y sólo es capaz de oír sonidos entre 400 y 2000 hercios.
Son capaces de ver hasta una distancia de 300 metros, pero dado que sus retinas sólo contienen conos, se cree que tiene una pobre visión nocturna. Es capaz de percibir el color, pero tiene una pobre discriminación visual de objetos inmóviles.

HÁBITAT
El dragón de Komodo prefiere lugares cálidos y secos, y suele vivir en prados abiertos con hierbas atas y arbustos, sabanas y zonas bajas de bosques tropicales, aunque también pueden encontrarse en otros hábitats como playas y lechos secos de los ríos. Los jóvenes son arbóreos y viven en regiones arboladas hasta los ocho meses de edad.
Como animal ectotermo, es más activo durante el día, aunque también manifiesta cierta actividad nocturna. Son básicamente solitarios, y sólo se reúnen para emparejarse y comer. Son capaces de correr a gran velocidad en breve carreras de hasta 20 kilómetros/hora, de zambullirse a una profundidad de cuatro o cinco metros, y de escalar árboles con facilidad cuando son jóvenes gracias a sus fuertes zarpas. Son buenos nadadores y pueden recorrer grandes distancias a nado para alcanzar islas vecinas.
Para cazar presas que están fuera de su alcance puede ponerse de pie sobre sus patas traseras usando la cola como apoyo. A medida que el dragón de Komodo madura, utiliza sus garras principalmente como arma, dado que por su gran tamaño se vuelven poco prácticas para escalar.
La época de apareamiento comienza entre julio y agosto, y la puesta de huevos en septiembre. Depositan aproximadamente unos veinte huevos en nidos abandonados, y los incuban durante siete u ocho meses, hasta su eclosión en abril cuando los insectos son más abundantes. Los jóvenes son vulnerables, por lo que suelen morar en árboles, a salvo de depredadores y adultos caníbales. Tardan entre tres y cinco años en madurar, y suelen vivir hasta los cincuenta años. Estos lagartos se encuentran entre los pocos vertebrados con capacidad de reproducción por partenogénesis, proceso por el que las hembras pueden poner huevos viables en situaciones de ausencia de machos.

CARNÍVOROS Y CARROÑEROS
Los dragones de Komodo son carnívoros y, aunque se alimentan por lo general de carroña, también tienden emboscadas a presas vivas acercándose sigilosamente. Es capaz de localizar una animal muerto o agonizante a gran distancia. Se han documentado casos de dragones derribando cerdos grandes y ciervos con su fuerte cola. Es frecuente que las presas grandes sean devoradas por varios ejemplares, o que, si la presa consigue inicialmente escapar, pero queda herida, sea cobrada finalmente por otro u otros dragones.
Se alimentan arrancando grandes trozos de carne de sus presas y tragándoselos enteros, mientras sujetan el cadáver con las patas anteriores. En el caso de presas pequeñas, como cabras por ejemplo, suelen tragarse las presas enteras. La copiosa cantidad de saliva roja que producen contribuye a lubricar la comida, pero a pesar de ello tragársela continúa siendo un proceso largo (15-20 minutos para tragarse una cabra). Pueden intentar acelerar el proceso embistiendo el cadáver contra un árbol para forzarlo a bajar por la garganta, y a veces embisten con tanta fuerza que pueden incluso derribar el árbol.
Debido a su lento metabolismo, los dragones grandes pueden sobrevivir con tan sólo doce comidas al año. Al acabar la digestión, regurgita una masa de cuernos, cabellos y dientes conocida como pelota gástrica, que está cubierta de una mucosidad maloliente. Tras regurgitar la pelota gástrica, se frota la cara contra el suelo o contra arbustos para deshacerse de la mucosidad, lo que sugiere que, como en el caso de los humanos, no les gusta el olor de sus propias excreciones.
Debido a su tamaño y reputación de animales temibles no suelen ser muy frecuentes en zoológicos, dado que también son vulnerables a infecciones y enfermedades parasitarias. Los nativos indonesios sienten auténtico pavor por estos animales, dada su agresividad. Tal es el respeto que les tienen, que muchos indígenas creen que en realidad se trata de familiares suyos que se han reencarnado y por eso hay que tratarlos con máximo cuidado si alguien se los encuentra en la selva. Aunque sean raros los casos de ataques a humanos, existe constancia en la zona de las islas indonesias de muertes causadas por dragones de Komodo.

PARQUE CORBETT



HOGAR PARA UNA INFINITA VARIEDAD DE PÁJAROS

Ubicado en medio de las estribaciones  de Kumaon, el Parque Nacional Corbett ocupa un lugar especial entre todos los Parques Nacionales de la India. Conserva la riqueza de la flora y la fauna que atrae a visitantes de todas partes del mundo.
El majestuoso bosque de Saal, las frondosas colinas de vegetación mezclada y variada desde su cumbre; las anchas llanuras de pampas con racimos de árboles y plantas; los amplios espacios abiertos con su crecimiento exuberante de pasto verde frondoso, los árboles y la selva pintados con un color verde suave; los canales de agua reluciente que tuercen por las praderas de un verde asombroso; los barrancos estrechos que van dentro de las colinas, así como las cascadas pintorescas, prestan una grandeza singular al ambiente sereno de este país de bosque. Aquí los visitantes pueden observar a una multitud de los magníficos seres del cielo en el anfiteatro extenso de la naturaleza.
La diversidad del escenario se refleja totalmente en su rica variedad de pájaros. Muchos de ellos hermosos y característicos, tales como los picamaderos, palomas, lechuzas, cuclillos, faisanes, papamoscas, etc. se encuentran en las áreas de bosque de esas estribaciones. Desde luego, la variedad de especies atractivas hace que el observar los pájaros en el Parque sea un pasatiempo muy agradable, con el placer agregado de caminar por el hermoso escenario.
La reserva extensa de agua formada por la construcción de un dique en Ramganga, en Kalagarh, provee refugio a muchas especies de pájaros que visitan al subcontinente indio en el invierno. Los espectaculares grupos de aves migrantes es una de las atracciones especiales.
Resulta un placer observar un baya construir su nido o verle con un hilo largo rasgado de una hoja o de pastos; o una bandada de zorzales, petirrojos o mosquiteros cantando melódicamente para dar la bienvenida al amanecer; o un grupo de sylvidas que avisan a los habitantes de la selva de un peligro próximo; o un pavo real solitario emitiendo su llamada para atraer a las hembras. Grupos grandes de pájaros emigrantes (visitantes invernales) esquivas, gansos, cormoranes, etc. que aterrizan en el Ramganga para descansar y alimentarse en el camino a lugares distantes en el subcontinente indio; y hacen actos excitantes en este jardín de la naturaleza. Los visitantes quizás no puedan llegar a imaginar que el mundo de los pájaros puede llegar a ser tan extenso, tan variado, colorido y hermoso.

GARGANTA DE OLDUVAI



CUNA DE LA HUMANIDAD

La meca de la arqueología en la Garganta de Olduvai habla del origen del ser humano. Se trata de una zona de barrancos considerada como la cuna de la humanidad ya que se está en la creencia de que fue aquí donde empezó la vida, en realidad el inicio de todo.
La famosa Garganta de Olduvai en Tanzania fue descubierta para la Arqueología por la familia Leakey y la mayor parte de la investigación en la década de los años 60 fue financiada por la National Geographic. Espectaculares descubrimientos de fósiles de homínidos y los que por entonces eran los yacimientos prehistóricos arqueológicos más antiguos de la Humanidad convirtieron a esta garganta en el centro de los estudios de la evolución humana. Aún hoy no existen en ningún otro lugar yacimientos de dos millones de años con el grado de preservación tan excepcional como los de Olduvai.

LA AVENTURA HUMANA
Los cambios climáticos producidos por la colisión de las placas tectónicas provocaron la formación de toda una serie de casquetes de hielo que sumieron el planeta en un invierno de miles de años de duración. A medida que las temperaturas y los índices de pluviosidad descendieron, los bosques fueron reemplazados por praderas, los pájaros desarrollaron nuevos patrones migratorios y los animales se vieron obligados a adaptarse o morir.
Hace unos cuatro millones de años, cierta rama de primates arborícolas comenzó a experimentar un nuevo modo de vida, se aventuró por las praderas, donde algunos de ellos llegarían a ser bípedos. Su capacidad cerebral se incrementó gracias a la novedosa experiencia de utilizar las manos (ahora libres) para fabricar herramientas que les ayudaran a sobrevivir en las más duras condiciones climáticas. Aquellos chimpancés bípedos evolucionaron rápidamente hasta convertirse en criaturas como los humanos, simios que aprendieron a comunicarse, cantar y hacer fuego.
Varias especies de aquellos humanos poblaron los continentes durante al menos dos millones de años y se desplazaron de un lugar a otro, llevando consigo a sus hijos y compartiendo todo lo que tenían. Vivían en armonía con la naturaleza y ello significaba mudarse periódicamente y así dar a la tierra tiempo para recuperarse. La población alcanzó los cinco millones de individuos.
Primero Australia y después América se vieron sacudidas por el desastre, ya que hace entre 40.000 y 10.000 años, la mayoría de los grandes mamíferos se extinguieron, lo que privaba a aquellos ecosistemas de los beneficios de algunas de las criaturas más poderosas del reino animal, tales como bóvidos, caballos y camellos. Entonces, hace unos 12.700 años, se produjo un repentino cambio climático; la última Edad del Hielo llegó a su fin y, tras ella, los habitantes del Mediterráneo y Oriente Medio, en un intento por sobrevivir se aventuraron en el desarrollo de una forma de vida experimental. Descubrieron cómo manipular la naturaleza por medio de la selección artificial, aprendieron a cultivar la tierra y a domesticar a los animales.
Una vez que el clima se hubo estabilizado, algunos grupos desarrollaron una forma de vida nómada, pudiendo llevar consigo a sus rebaños domesticados de vacas, ovejas, cerdos y cabras. Otros grupos construyeron asentamientos más permanentes, pueblos y ciudades, donde la práctica de la agricultura proporcionaba excedentes que servían para alimentar a una población que había dejado de estar ligada a la tierra.
Aparecieron los primeros exploradores, conquistadores, reyes, aventureros, artesanos, comerciantes y esclavos. En la incansable marcha hacia el nuevo mundo de las civilizaciones, la tradicional relación entre el ser humano y el resto del reino natural comenzó a alterarse hasta alcanzar límites insospechados.

GEOLOGÍA Y PALEONTOLOGÍA
La Garganta de Olduvai o de Oldupai constituye uno de los lugares más importantes en el este de África en relación a yacimientos paleontológicos y arqueológicos prehistóricos olduvayenses y achelenses. Los barrancos de este cañón también son conocidos oficiosamente con el sobrenombre de “cuna de la humanidad”.
Está ubicada al este de la llanura del Serengeti en el norte de Tanzania, dentro de lo que es el Gran Valle del Rift, una gran depresión que comprende unos 2.900 kilómetros, donde la tectónica y la erosión han dejado al descubierto sedimentos de una antigüedad comprendida entre algo más de dos millones de años hasta hace unos 15.000 años (Plioceno superior – Pleistoceno).
El gobierno tanzano prefiere denominar el lugar con su nombre original masai de Oldupai, y así se encuentra escrito en todos los indicadores de carretera. El término proviene del nombre local de la planta sansevieria ehrenbergil, muy abundante en esta zona, cuya principal característica es que retiene en su interior agua, por lo que es masticada por elefantes y masais cuando este líquido escasea. La confusión se arrastra desde que llegaron los primeros exploradores alemanes a principios del siglo XX, que transcribieron incorrectamente su nombre original.
Hace millones de años este emplazamiento estaba ocupado por un gran lago, cuyas orillas se cubrieron con depósitos sucesivos de cenizas volcánicas. Hace medio millón de años la actividad sísmica produjo la modificación de la red fluvial, drenándose el lago y comenzando a erosionar los sedimentos. Actualmente, en las paredes de la garganta ha quedado al descubierto un conjunto estratigráfico de unos cien metros de espesor en el que se han diferenciado hasta siete niveles principales.
El conjunto sedimentario corresponde a depósitos de origen lacustre, aluviales y fluviales, con intercalaciones de tobas volcánicas.
Las capas de cenizas y piedras volcánicas (piroclastos) permiten realizar dataciones radiométricas, principalmente con los métodos de datación por potasio-argón y argón-argón y, por tanto, fechar los objetos que contienen o datar por encima o por debajo, según se ubiquen en la serie.
La Garganta de Olduvai, por ejemplo, tiene la distinción de tener los testimonios más antiguos de caza de elefantes, que se atribuye a Homo ergaster.

HISTORIA
El entomólogo Wilhelm Kattwinkel recolectó fósiles en el lugar en 1911, tras lo cual fue organizada una expedición dirigida por el geólogo Hans Reck, que dos años después descubrió un esqueleto humano. Los trabajos de excavación fueron iniciados por el matrimonio Louis y Mary Leakey en los años 1950 y fueron continuados durante el siglo XX por el profesor Fidelis Masao de la Open University of Tanzania con ayuda financiera del Earthwatch Institute. Hubo también equipos de arqueólogos de la Rutgers University.
Desde 2006 hasta la actualidad trabaja en este emplazamiento un equipo internacional financiado, en mayor parte, por entidades españolas, dirigido entre otros por los prehistoriadores Manuel Domínguez Rodrigo, profesor de la Universidad Complutense de Madrid y Enrique Baquedano, director del Museo Arqueológico Regional de la Comunidad de Madrid, ambos codirectores del Instituto de la Evolución en África (IDEA).
En las proximidades de la Garganta de Olduvai está situado el museo que presenta exposiciones relativas a la historia de la garganta.